ATRINCHERADOS.NET

Sitio web sobre sociedad y derechos humanos en el mundo.

Cómo fijar el precio de un producto

Cómo fijar el precio de un producto

Al momento de vender tus productos y servicios hay algo que tienes que tomar en cuenta, y que en más de una manera decide en buena medida el éxito de tu empresa: el arte de poner precio. Y es que lo mismo 100 euros que $99.99.

Leyes ideales para este tiempo en el que se ahorra más y se debe menos.

Haz paquetes. The economist Magazine vendió suscripciones de su versión física (125 dólares) a la par que la online (80 dólares): cada vez menos personas se suscribían a la versión impresa. La  revista entonces comenzó a vender la versión online con la impresa como regalo al precio original de la impresa (125 dólares).

La enseñanza: Adáptate al mercado y parecerás novedoso, a la par que recuperarás recursos perdidos.

No incluyas los signos de euros en los precios, sólo los números: un estudio ha demostrado que los clientes perciben como inferior un precio que no incluye la moneda.

Incluye siempre un 9 al final. En un estudio del MIT se puso a la venta un modelo de vestido con diferentes precios en diferentes tiendas: 34 dólares, 39 dólares y 43 dólares. Para sorpresa de los responsables, el vestido que más se vendió fue el 39 dólares, y no el más barato.

Etiqueta en fuente pequeña. Entre menor es el tamaño de la fuente en que se escribe un precio, el consumidor suele verlo como un precio más económico. Cuando quieras que un descuento sea apreciado por el cliente, escribe el precio original en una fuente grande, y el nuevo precio en una más pequeña.

Elimina un plan gratuito. Cuando empieces ofreciendo un plan gratuito de tus servicios e introduzcas el plan de pago, elimina el plan gratuito. De no hacerlo, los clientes decidirán  no pagar. Si lo haces, habrá quien pague por lo que vendes.

Haga una investigación de mercado

Dentro de su mercado, familiarícese con sus clientes objetivo, su competencia, las características subyacentes del mercado y las últimas tendencias.

Identificar lo que es más importante para sus clientes objetivo – por ejemplo, el precio, la conveniencia o la calidad – le ayudará a establecer sus precios y a elaborar una estrategia de marketing.

Entender lo que ya existe en términos de competencia puede darle una estimación aproximada de un rango de precios típico.

Por último, tendencias como el aumento de la demanda o la introducción de nuevas tecnologías podrían influir en el lugar donde usted fija sus precios.

Averigüe los costos fijos y variables de su negocio

Una vez que tenga un firme entendimiento del mercado, haga una reflexión sobre su negocio.

Empiece con sus costos. Anote todo en lo que gasta el dinero como negocio. Por lo general, sus costos se dividen en dos categorías: costos fijos y costos variables.

Los costos fijos son los mismos sin importar cuántos productos venda. Algunos ejemplos son el alquiler, el seguro, los pagos de préstamos y los salarios de los empleados.

Los costos variables cambian con la cantidad de productos que usted vende. Pueden incluir el empaque, el envío, el valor de su tiempo y el costo de los bienes vendidos.

Si ordena materias primas y lo hace usted mismo, divida el costo de una orden de materias primas por el número de productos que puede hacer de esa orden.

Es esencial conocer estos puntos de datos antes de armar su estrategia de precios, porque si no cubre al menos sus costos, ¡su negocio fracasará!

Considere la elasticidad del precio

A continuación, piense en su producto y en el concepto de elasticidad para entender cómo el cambio de sus precios podría afectar a su volumen de ventas inmediato.

Si la demanda de su producto es elástica, significa que la gente dejará de comprarlo o se cambiará a un competidor si usted sube demasiado el precio. Las barras de chocolate o la televisión por cable son ambos ejemplos de productos elásticos.

Por otro lado, puede aumentar el precio de un producto inelástico como los cigarrillos o la sal y mucha gente seguirá comprándolo.

Los artículos de lujo son a menudo productos elásticos mientras que los de primera necesidad son a menudo inelásticos.

Si usted vende un producto de lujo u opcional, tenga cuidado de no subir los precios y controle de cerca los puntos de precio de sus competidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *