Artículos

¿Cómo funciona la ósmosis inversa?

La ósmosis inversa funciona utilizando una bomba de alta presión para aumentar la presión en el lado de la sal de la ósmosis inversa y forzar el agua a través de la membrana semipermeable de ósmosis inversa, dejando casi todas las sales disueltas (entre el 95% y el 99%) en la corriente de rechazo. La cantidad de presión necesaria depende de la concentración de sal del agua de alimentación. Cuanto más concentrada esté el agua de alimentación, más presión se necesitará para superar la presión osmótica.

¿Qué es la ósmosis inversa?

La ósmosis inversa es una tecnología que se utiliza para eliminar la mayor parte de los contaminantes del agua empujándola a presión a través de una membrana semipermeable.

El agua desalinizada, desmineralizada o desionizada, se denomina agua de permeado (o producto). La corriente de agua que lleva los contaminantes concentrados que no pasaron por la membrana de ósmosis inversa se llama corriente de rechazo (o concentrado).

A medida que el agua de alimentación entra en la membrana de ósmosis inversa bajo presión (la suficiente para superar la presión osmótica), las moléculas de agua pasan a través de la membrana semipermeable y las sales y otros contaminantes no pueden pasar y se descargan a través de la corriente de rechazo (también conocida como corriente de concentrado o salmuera), que va al desagüe o puede volver a introducirse en el suministro de agua de alimentación en algunas circunstancias para ser reciclada a través del sistema de ósmosis inversa para ahorrar agua. El agua que atraviesa la membrana de ósmosis inversa se denomina agua de permeado o agua de producto y, por lo general, se ha eliminado entre el 95% y el 99% de las sales disueltas.

Es importante entender que un sistema de ósmosis inversa emplea la filtración cruzada en lugar de la filtración estándar, en la que los contaminantes se recogen dentro del medio filtrante. Con la filtración cruzada, la solución pasa a través del filtro, o cruza el filtro, con dos salidas: el agua filtrada va por un lado y el agua contaminada por otro. Para evitar la acumulación de contaminantes, la filtración de flujo cruzado permite que el agua barra la acumulación de contaminantes y también permite una turbulencia suficiente para mantener limpia la superficie de la membrana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.