Si de algo debemos estar realmente conscientes, es que parte de nuestro desempeño como profesional debe verse reflejado también en la imagen que reflejamos en el entorno en el que nos desempeñamos diariamente y esta es una realidad de la que todos debemos estar muy al tanto y es por ello que muchas personas recurren hoy en día a sitios como cursos sarastudio.com para realizar así un curso de imagen personal, el cual les permita trasmitir en cada momento una imagen correcta y acordé a cada situación.

En este punto ten en cuenta que tanto tu aspecto físico, como tu comportamiento corporal, y así mismo tu expresión oral y escrita tienen sin duda alguna toda la capacidad de definirte y por ende, es que estos son los encargados de dotar de gran valor a tu imagen profesional, razón por la cual tú debes cuidar mucho la manera en la que te comportas y hablas en tu trabajo, como la manera en la que luces físicamente al ir a tu lugar de trabajo.

Ten en cuenta que el saber complementar estas tres características de tu imagen profesional realmente te permitirán proyectar de forma adecuada una imagen de profesionalismo, la cual vaya mucho más allá de cómo te puedas llegar a desempeñar específicamente en tu profesión, cosa que es ideal, como muy beneficiosa para ti. Además no olvides nunca, que la imagen personal permite que muestres más credibilidad, como una mayor seguridad y una elegancia plena que pueden funcionar muy a tu favor no solo en entrevistas de trabajo, sino también en tu propio entorno laboral.

Así que lo más lógico en estos casos es que tengas siempre muy en cuenta que estos tres componentes deben reflejar tu personalidad, por ejemplo, un ejecutivo en este caso debe sin duda alguna exponer por medio de cómo se viste, de cómo habla y de cómo se desenvuelve en un contexto, ya que su manera de ser y personalidad, son aspectos básicos que demuestran su seguridad, como su propia capacidad de liderazgo.

La imagen física además de todo responde a la manera de vestirnos, por lo que es de vital importancia saber parecer profesional a través del conjunto que decidamos utilizar, el cual siempre debe reflejar nuestra personalidad y seguridad por medio del buen vestir.

Además también es necesario que tengas presente que la imagen no verbal consiste claramente en los gestos y en las expresiones corporales, así que por medio de estos puedes demostrar actitudes que favorezcan al máximo tu imagen profesional, así que mostrarse decidido, como mirar directamente al interlocutor, o incluso el mantener la espalda erguida, reflejan muchas veces convicción y a su vez capacidad de liderazgo, así que de aquí surge la importancia de mantener siempre una imagen profesional en el trabajo.

Pero eso no lo es todo, pues no olviden que la imagen verbal que es aquella que responde a cómo nos expresamos tanto escrito como oralmente, también debe reflejar la capacidad de poder cumplir con el puesto o en su defecto con la profesión que se ejerce, así que en este caso lo ideal es saber expresar que tenemos los conocimientos técnicos, como así mismo la experiencia adecuada por medio de una buena conversación.

En fin, si de algo debemos estar muy seguros es que estos tres puntos fusionados, potencian claramente el profesionalismo de una persona, pero eso no lo es todo, pues los mismos además permiten reflejar actitudes necesarias para el desarrollo y para el buen funcionamiento de un puesto de trabajo.